¿Qué es la temperatura de consigna?

que-es-la-temperatura-de-consigna

Una temperatura de consigna adecuada ayuda a ahorrar en calefacción y ACS y mejora el rendimiento de los equipos

En una instalación individual nos encontramos con 3 tipos de temperaturas de consigna posibles:

Temperatura de calefacción

Es la temperatura a la que queremos que trabaje la caldera cuando la utilizamos para calefacción.

Esta temperatura puede variar en función del tipo de caldera y de instalación:

  • Si la caldera es de condensación, la temperatura adecuada suele ser 55-60ºC.

No obstante, en los días más fríos puede suceder que trabajando a esa temperatura la instalación no logre la temperatura ambiente que queremos, en cuyo caso habría que subirla a 65-70ºC.

  • Si la caldera no es de condensación, la temperatura deberá ser más alta, generalmente 75ºC.

Temperatura del agua caliente sanitaria

Es la temperatura a la que queremos que salga el agua caliente sanitaria en los grifos.

La temperatura de ACS adecuada puede variar en función del sistema de producción de agua caliente sanitaria que utilicemos:

  • Si el sistema es de producción mixta instantánea (calderas murales mixtas que producen agua caliente y calefacción), la temperatura deberá estar entre 40-50ºC.
  • Si es por acumulación (calderas con acumulador incorporado o con acumulador externo y termos eléctricos), entre 55 y 60ºC aunque luego se consuma a 40ºC.

Temperatura ambiente

Es la temperatura que queremos disfrutar en el interior de nuestra vivienda y se regula mediante un termostato o mediante válvulas termostatizables.

Durante el día se aconseja una temperatura de entre 20 y 22ºC y por la noche, cuando nos vamos a dormir, entre 17 y 19ºC.

¿Qué logramos al utilizar una temperatura de consigna adecuada en nuestra instalación?

Pues, sobre todo, un importante ahorro de energía y una mejora del funcionamiento de los equipos, que permite alargar su vida útil.

Descubre aquí la amplia gama de soluciones Ferroli para la producción de calefacción y/o agua caliente.

Publicado en ACS, Ahorro, Calderas de Condesanción, Consejos | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Cómo combinar biomasa y energía solar térmica

como-combinar-biomasa-y-energia-solar-termica

El tipo de instalación para un sistema combinado de biomasa y energía solar depende de la vivienda y de las necesidades del usuario

La combinación de biomasa y energía solar térmica es una excelente alternativa que, además de reducir las emisiones contaminantes a la atmósfera, permite ahorrar muchos euros en calefacción y/o agua caliente sanitaria.

En este sistema combinado, el consumo prioritario debe ser siempre el de energía solar mientras que la biomasa debe ser utilizada como energía auxiliar.

Así, el ahorro puede ser máximo:

  • Durante el verano, el 100% de la demanda de energía se puede cubrir solo con energía solar, sin ayuda de la biomasa.
  • En el invierno, el sistema de biomasa permite cubrir la demanda de energía que no puede obtenerse del sol.

A la hora de conectar una instalación de biomasa con una solar hay que analizar cómo es la vivienda y cuáles son nuestras necesidades:

  • Sólo calefacción, sin producción de agua caliente
  • Calefacción y producción de agua caliente sanitaria individualizada
  • Calefacción y producción de agua caliente sanitaria centralizada

En esta entrada vamos a tratar el caso más frecuente, el de calefacción y producción de agua caliente sanitaria individualizada (fundamentalmente en viviendas unifamiliares).

En este caso, para la distribución de calefacción y generación de agua caliente sanitaria necesitaremos conectar una serie de elementos:

  • Captadores solares: su función es absorber la mayor cantidad de radiación posible para calentar el agua que circula por su interior y que, después, mediante un sistema de distribución, es llevada hasta el punto de almacenamiento y posterior uso.
  • Acumuladores: son necesarios e imprescindibles para el sistema de ACS ya que sirven para acumular la energía térmica captada por los paneles solares.

Concretamente se debe instalar un acumulador para el sistema de biomasa y otro diferente para el sistema solar, ya que nunca debe mezclarse el agua caliente sanitaria con el agua para calefacción.

El tamaño del acumulador tiene que corresponderse con el de los captadores y, sobre todo, con la demanda de ACS porque si es demasiado pequeño se desperdiciará parte de la energía obtenida y si es demasiado grande no lograremos alcanzar las temperaturas adecuadas de funcionamiento.

  • Además, en función de la instalación y del tipo de sistema de biomasa elegido, puede ser necesario instalar un depósito o acumulador de inercia.

El depósito de inercia es un dispositivo para almacenar la energía ya producida con el fin de suministrarla a la instalación de calefacción cuando se necesite.

Se usan para disminuir el número de paradas y arrancadas de los sistemas de biomasa (aumentando la eficiencia del sistema), así como para asegurarse la seguridad de disipación de energía del sistema de biomasa en casos puntuales.

Si deseas conocer más sobre la amplia gama de equipos de biomasa y energía solar Ferroli, puedes consultar aquí.

Publicado en ACS, Ahorro, Calderas de Biomasa, Energía Solar | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

¿Qué es un silo flexible y cuáles son sus ventajas?

blog-34-ferroli

Fabricado generalmente en lona o polipropileno, un silo flexible es un sistema de almacenamiento de biomasa

Un silo flexible es un tipo de almacenamiento prefabricado normalmente usado para biomasa de pequeño tamaño, como pellet o huesos de aceituna.

El silo flexible tiene forma cuadrada o rectangular, está fabricado generalmente en lona o polipropileno y tiene una estructura de soporte de madera o metálica.

La biomasa se introduce por la parte superior y se descarga para la alimentación de la caldera por la parte inferior, mediante un tornillo sinfín o un sistema neumático.

Su capacidad de almacenamiento suele estar entre las 2 y las 5 toneladas, aunque Ferroli dispone de diversos tamaños que van desde los 700 kilos hasta las más de 7 toneladas y media.

Los sistemas de almacenamiento, ya sean prefabricados (como el silo flexible) o de obra, son obligatorios en algunos casos.

Así, según el Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios (RITE), los edificios nuevos están obligados a disponer de un almacenamiento con una capacidad mínima suficiente para poder suministrar biomasa durante 2 semanas al máximo nivel de consumo para calderas o conjuntos de calderas.

Por lo tanto, el silo flexible está pensado tanto para viviendas unifamiliares como para edificios pequeños, medianos o grandes, con calderas de potencia de hasta unos 100 kW.

La principal ventaja del silo flexible frente a otros sistemas de almacenamiento es su gran capacidad y su facilidad para adaptarse a espacios ya disponibles.

Gracias a ello, podemos evitar el gasto que supone construir un almacenamiento de obra.

Dónde y cómo se deben instalar los silos flexibles

El silo flexible puede colocarse tanto en el interior como en el exterior de la vivienda o edificio.

Si se instala en el interior, hay que tener en cuenta una serie de aspectos:

  • La sala debe tener una altura de, al menos, 220 centímetros.
  • Las medidas de la sala deben ser, como mínimo, entre 7 y 10 centímetros más largas que las del silo.
  • Hay que dejar una distancia de 30 centímetros de separación entre el silo y la pared por donde entrará el tubo de abastecimiento que se acoplará al silo.
  • Las paredes y el techo también deben cumplir la normativa vigente en cuanto a su construcción y resistencia al fuego.
  • Si el suministro al silo se realiza mediante un sistema neumático, la puerta deberá situarse bajo el nivel de las toberas, y si es mediante tornillo sinfín, la puerta deberá situarse en el lado opuesto a la trampilla de carga.

Si el silo se instala en el exterior, hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • Es necesario proteger el silo frente a la lluvia y los rayos ultravioleta.
  • Hay que asegurarse de que su estructura puede sostener el silo lleno y resistir el viento.

Ferroli dispone de una amplia gama de silos flexibles, con estructura de madera o acero, que destacan por sus grandes ventajas:

  • Son resistentes a los rayos UVA.
  • Disponen de certificado de permeabilidad al polvo.
  • Incluyen sistema de llenado neumático.
  • Su montaje es muy fácil y rápido: 30 minutos los silos con soporte de acero y 60 minutos los silos con soporte de madera.

Además de silos flexibles, Ferroli dispone de una amplia gama de calderas y otros equipos de biomasa que puedes consultar aquí.

 

Publicado en Ahorro, Consejos | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario