Calderas de condensación más radiadores de baja temperatura: una combinación perfecta

calderas de condensacion mas radiadores de baja temperatura

Con la entrada en vigor, el pasado 26 de Septiembre de 2015, de la normativa europea de Ecodiseño (ErP) y de Etiquetado Energético (ELD), las calderas de condensación, que hasta el año 2007 eran unas absolutas desconocidas en España, han pasado a representar en el 2015 el 60 % de las calderas murales vendidas en el mercado español. De cara a 2016, se espera que constituyan prácticamente el 100%.

Este hecho ayudará a cumplir con el denominado Plan 20/20/20 para reducir los gases de efecto invernadero en un 20%, incrementar la cuota de energías renovables dentro del consumo energético en un 20% e incrementar la eficiencia energética en un 20%.

Pero, aunque las calderas de condensación proporcionen varias ventajas de rendimiento y eficiencia energética, no debemos olvidar que lo que tenemos que perseguir es obtener un alto rendimiento, no solo en el generador de calor, sino también un elevado rendimiento en la instalación de calefacción como conjunto.

Para lograrlo deberemos tener en cuenta otros componentes determinantes para este objetivo:

  • El control y regulación de la instalación
  • Los emisores de calor

La normativa de Ecodiseño (ErP) ya tiene en cuenta la importancia de la regulación, ya que dependiendo de la regulación que efectuemos lograremos un mayor o menor potencial de ahorro.  Asimismo, también se ha previsto que si tenemos una caldera de condensación con un elemento de control podemos obtener una mejor letra de calificación energética.

Por ejemplo, una caldera de condensación BLUEHELIX PRO SLIM, con rendimiento estacional de un 94%, más un cronocomando modulante ROMEO (con o sin hilos) y sonda exterior, los ahorros obtenidos añadidos a los propios de la caldera de condensación están en torno a un 15%, debido a que en todo momento hacen trabajar a la caldera en las condiciones óptimas de máximo rendimiento posible.

En cuanto a los emisores de calor, es importante determinar qué tipo de emisor es el ideal en cada instalación. Para ello, lo primero que debemos hacer es revisar qué nos exige la normativa vigente (R.I.T.E), donde ya nos indican cómo calcular la instalación de radiadores para aprovechar al máximo el alto rendimiento de las nuevas calderas de condensación, es decir, para trabajar a baja temperatura, donde será necesario dimensionar los componentes que formen parte de la instalación.

Los emisores deberán estar calculados para una temperatura media de emisor de 60ºC como máximo, y para obtener esa la temperatura media simplemente deberemos sumar la temperatura de entrada del radiador más la de salida y dividirlo entre dos (Tª media Radiador = (Tª entrada + Tª salida) / 2). Con ello, el salto térmico en el conjunto de la instalación será de 40º (considerando una temperatura ambiente de 20 ºC).

Asimismo, otra opción válida es utilizar emisores especialmente diseñados y fabricados para trabajar en instalaciones de baja temperatura. Opción especialmente idónea para trabajar con saltos térmicos aun menores de los mencionados anteriormente, por ejemplo ΔT 30ºC, y de esta forma aprovechar aún más todo el potencial de los nuevos generadores de calor de condensación.

Esta nueva línea de emisores se basa en dos principios fundamentales:

  • Menor contenido de agua por emisor. Al existir un menor contendido de agua en cada emisor y así en el conjunto de la instalación, la caldera debe calentar un volumen menor de agua, lo que se traduce en un menor consumo de combustible y en una respuesta aún más rápida para conseguir las condiciones de confort deseadas por el usuario.
  • Aumento de la eficacia y la emisión de una forma realmente importante debido al uso de tecnología HE.

Este es el caso de nuestros radiadores Varese HE, los cuales están especialmente diseñados para trabajar a baja temperatura ya que, gracias a su bajo volumen de agua, su mínimo consumo eléctrico, nivel sonoro especialmente bajo y su alta velocidad de respuesta, generan ahorros de energía de hasta un 20%.

Por último y a modo de conclusión, aclarar que al trabajar en instalaciones de baja temperatura, garantizamos que la emisión por radiación sea mucho mayor respecto a su emisión por convección, lo cual implica una mayor sensación de confort al evitar corrientes de aire, mejorando la sensación térmica, y un aumento del rendimiento sobre los puros convectores.

Esta entrada fue publicada en Calderas de Condesanción, Radiadores y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Calderas de condensación más radiadores de baja temperatura: una combinación perfecta

  1. Páginas como esta nos ayudan en la tarea de explicarle esta información a los clientes, así que sin duda la recomendaremos a nuestros clientes para que la lean. Siempre son una gran ayuda para la compra de nuevas calderas.

    ¡Buen trabajo!

    Gracias.

    Un saludo,
    Jorge

    • Ferroli dijo:

      Buenas tardes Jorge y muchas gracias por sus palabras. Comentarios como el suyo nos animan (y mucho) a seguir trabajando en más temas de interés para nuestros lectores.

      Esperamos seguir contando con usted.

      Un cordial saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *