¿Calderas murales o de pie?

271016calderas-murales-o-de-pie

¿Calderas murales o de pie? ¿Cuándo elegir una u otra?

Si estás pensando en instalar una caldera de gas de condensación en casa, seguro que te entran muchas dudas sobre diferentes aspectos.

Una de las dudas más frecuentes es la diferencia entre calderas murales o de pie. La respuesta es sencilla:

  • Las calderas murales tienen unas dimensiones más reducidas, lo que permite su adaptación a cualquier espacio, y van ancladas a la pared. Son las más utilizadas y están indicadas para cubrir las necesidades de calefacción y/o agua caliente de la inmensa mayoría de viviendas tanto en altura como unifamiliares.
  • Las calderas de pie suelen ser de mayor potencia y sobre todo con mayores prestaciones en agua caliente sanitaria. Se denominan así porque en lugar de ir ancladas a pared, van posicionadas contra el suelo. Como hemos dicho, su potencia suele ser mayor y están pensadas sobre todo para viviendas unifamiliares con alta demanda en calefacción, pero en particular con una gran demanda de agua caliente sanitaria.

Así, por ejemplo, la caldera BlueHelix B S 32 K 100 de Ferroli tiene una potencia de 32 kW y permite obtener hasta 320 litros de agua cada 10 minutos. Este tipo de calderas son de acumulación, es decir, incorporan un deposito acumulador (en el caso mencionado de 100 litros de capacidad) en su interior en el que se prepara y mantiene el agua caliente sanitaria.

Aunque el tamaño de las calderas murales es inferior, esto no significa que su rendimiento sea menor que el de las calderas más grandes y potentes. Por ejemplo, las calderas murales BlueHelix Tech, BlueHelix Pro y BlueHelix Pro Slim de Ferroli son muy eficientes y están preparadas para responder a la demanda más exigente de agua caliente y/o calefacción.

En un terreno intermedio estarían las calderas BlueHelix 25 K 50 de Ferroli, que van ancladas a la pared como las calderas murales, pero son de un tamaño algo mayor al tratarse de calderas de acumulación, en este caso con un depósito de 50 litros de capacidad. La principal diferencia respecto a las calderas murales es que, en vez de producir agua caliente de forma instantánea, llevan instalado un depósito para acumular agua caliente lo que hace posible disponer de un mayor caudal (210 litros/10 minutos). Por este motivo son una buena opción para demandas de agua más grandes de lo habitual, por ejemplo, para viviendas en las que se usan varios puntos de agua a la vez, como ocurre con las familias numerosas.

Si quieres saber más sobre las calderas murales y de pie Ferroli, consulta aquí.

 

Esta entrada fue publicada en Calderas de Condesanción, Calderas de Gasoil, Consejos y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *