Asturias lanza el Plan Renove de calderas y calentadores 2017

El objetivo de este Plan Renove de calderas y calentadores es promocionar la utilización de aparatos a gas más seguros, mejorar la eficiencia energética y reducir las emisiones de gases contaminantes.

La Consejería de Empleo, Industria y Turismo del Principado de Asturias ha puesto en marcha un Plan para la renovación de calderas y calentadores a gas que será gestionado por las asociaciones ASINAS (Asociación de Empresarios e Instaladores de Fontanería, Saneamiento, Gas, Calefacción, Climatización, Mantenimiento y Afines de Asturias) y AFONCASA (Asociación de Empresarios de Fontanería, Calefacción, Saneamiento y Afines).

¿Quiénes son los destinatarios de las ayudas del Plan Renove?

Según aparece publicado en el Boletín Oficial del Principado de Asturias:

“Las ayudas van dirigidas a todas las personas físicas que deseen cambiar una caldera o calentador a gas que tenga más de doce años de antigüedad, no cuente con dispositivo antirrevoco o se acredite suficientemente (mediante un informe de instalador que se valoraría) que existen condiciones de riesgo. La vivienda (incluida segunda residencia) provista del aparato a cambiar deberá estar ubicada en Asturias”.

Quedan excluidas de estas ayudas los cambios de caldera o calentador que se hayan realizado antes de la solicitud de subvención.

¿Qué aparatos son subvencionables?

Son subvencionables las calderas o calentadores que utilicen como combustible gas natural o gases licuados del petróleo y que, además, sean estancos y con una potencia máxima inferior a 70 kW.  Y, para el caso de las calderas de uso mixto como calefacción y ACS, deberán ser además de baja emisión de NOx (clase 5), excepto en aquellos casos concretos en los que la normativa permita la instalación de calderas estancas convencionales.

¿Cuál es la cuantía de las ayudas?

La cuantía de las ayudas a los destinatarios dependerá del tipo de aparato elegido:

  • Calderas estancas de condensación y baja emisión de NOx (clase 5): 450 €.
  • Calderas estancas de baja emisión de NOx (clase 5) y calderas estancas convencionales (cuando la normativa permita su instalación): 350 €.
  • Calentadores estancos: 300 €.

Además, en el caso de las calderas, deberán alcanzar unos rendimientos determinados a potencia nominal y a carga parcial.

Las ayudas no podrán superar el 30% del coste elegible.

Según el Boletín Oficial del Principado de Asturias, por coste elegible se entiende lo siguiente: “ las inversiones en equipos, instalaciones y sistemas que transforman o consumen energía en el sistema productivo, los sistemas auxiliares necesarios para el funcionamiento, los proyectos de ingeniería asociada, la obra civil de implantación de dichos equipos y el montaje y puesta en marcha, incluyendo el presupuesto del instalador, los de otros profesionales que hayan de intervenir y los gastos de las tramitaciones administrativas en su caso, quedando excluido cualquier tipo de tasas o impuestos”.

¿Hay que hacer algo antes de solicitar estas ayudas?

Sí. Antes de solicitar las ayudas, los destinatarios interesados en cambiar una caldera o calentador deberán ponerse en contacto con una empresa instaladora habilitada con el fin de que esta les asesore sobre el aparato más adecuado y para que compruebe que el aparato a sustituir cumple los requisitos para obtener la ayuda.

Además, esta empresa tomará los datos sobre el aparato que deban figurar en la solicitud futura y para la elaboración del presupuesto, en el que se deberán contemplar los costes elegibles y también la retirada del viejo aparato a un punto limpio.

En las asociaciones encargadas de gestionar las ayudas (ASINAS y AFONCASA), se puede consultar cuáles son las empresas habilitadas.

¿Cómo y cuándo pueden solicitarse las ayudas?

Desde el pasado 3 de octubre está abierto el plazo para solicitar las ayudas del Plan Renove, que finalizará una vez se hayan agotado los recursos disponibles.

Los destinatarios deberán rellenar el documento de solicitud que se puede obtener en la páginas web de ASINAS y AFONCASA o a través del instalador de gas con quien se haya pactado el cambio de aparato.

Y después, deberán enviar este documento por correo certificado (o sistema equivalente) a cualquiera de las siguientes direcciones:

• ASINAS: C/ Río San Pedro 9, entresuelo. CP-33001-Oviedo. Tfno.: 985 208 654.

• AFONCASA: C/ General Elorza 68, 1.º-7. CP-33001-Oviedo. Tfno.: 985 116 658.

Estas asociaciones serán las encargadas de comunicar a los destinatarios si se les ha concedido la ayuda (hasta que se agote el presupuesto disponible), así como de facilitarles las instrucciones para obtener el impreso de solicitud de pago.

El destinatario de la ayuda dispondrá de un plazo máximo para realizar las obras: “como máximo de dos meses, contados desde la fecha de concesión, para la realización de las obras y presentación de la solicitud de pago y resto de documentos justificativos, además dicho plazo no podrá exceder del 30 de noviembre de 2017, no admitiéndose la presentación de documentación complementaria más allá del 15 de enero de 2018”.

¿Quieres saber más? Consulta toda la información sobre el Plan Renove.

Y no olvides que Ferroli dispone de una amplia gama de calderas estancas de condensación a gas de alta eficiencia energética, ¡descúbrelas!

Publicado en Ahorro, Subvenciones | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Calderas a gas con acumulación: grandes prestaciones en agua caliente sanitaria

Las calderas a gas con acumulación BLUEHELIX 32 K 50 y BLUEHELIX B S 32 K 100 de Ferroli son una solución perfecta para grandes necesidades de agua caliente sanitaria.

Tanto la caldera BLUEHELIX 32 K 50 como la BLUEHELIX B S 32 K 100 son calderas de producción mixta, es decir, proporcionan tanto calefacción como agua caliente sanitaria.

Ambas son también calderas a gas de condensación Clase 5 bajo NOx, lo que significa que son calderas ecológicas no contaminantes, por eso son ideales para reposición en instalaciones con salida a fachada.

Este es un detalle muy importante ya que, según el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE), en los casos de reposición la evacuación de salida de gases de las calderas a gas se debe realizar siempre a cubierta, salvo cuando la caldera que se instale nueva sea Clase 5 en emisiones de NOx.

Por lo tanto, los edificios con salida de gases a fachada que eligen este tipo de calderas, se evitan el tener que hacer obras para llevar la salida de gases a cubierta, unas obras que no solo son complicadas sino también costosas y, en muchos casos, inabordables por tema de espacio disponible, vecinos, distancias, etc.

Además, las calderas BLUEHELIX 32 K 50 y BLUEHELIX B S 32 K 100 comparten otras muchas ventajas: las dos incorporan una bomba de alta eficiencia energética, tienen la clasificación energética A tanto en calefacción como en agua caliente sanitaria, son aptas para instalaciones de energía solar térmica y ofrecen amplias posibilidades a la hora de incorporar elementos de regulación, permitiendo una mayor facilidad de instalación mediante una Gama de Regulación Inalámbrica.

¿En qué se diferencian entonces?

La caldera de condensación a gas BLUEHELIX 32 K 50 es una caldera mural con un perfil de carga XXL y una potencia de 31,3 kW.

Cuenta con un acumulador en acero inoxidable de 50 litros y ofrece unas grandes prestaciones en agua caliente sanitaria: 234 litros/10 minutos.

La caldera de condensación a gas BLUEHELIX B S 32 K 100, por su parte, es una caldera de pie con un perfil de carga XXL y una potencia de 32 kW.

Dispone de un acumulador vitrificado de 100 litros y ofrece unas prestaciones aún mayores en agua caliente sanitaria: hasta 320 litros/10 minutos.

Por lo tanto, a la hora de decidirse por una u otra hay que tener en cuenta los metros cuadrados de superficie, el número de baños de los que dispone así como el número de personas que viven en la casa y sus hábitos de uso y, finalmente, dónde se va a colocar la caldera.

Si deseas más información, no dudes en consultarnos.

Publicado en ACS, Calderas de Condesanción | Etiquetado , , , , , , | 3 comentarios

¿Qué es el estrés térmico?

El estrés térmico es un estado de malestar que se produce cuando la temperatura corporal aumenta o disminuye en exceso.

El estrés térmico se puede producir en el lugar de trabajo, cuando las condiciones ambientales son extremas e impiden que el organismo regule su temperatura adecuadamente.

Junto a las condiciones ambientales, hay otros factores que también influyen, como la actividad física que realiza el trabajador y el tipo de ropa que lleva.

El estrés térmico puede darse tanto por frío como por calor y es perjudicial para la salud, llegando a ocasionar desde un simple catarro hasta golpes de calor, hipotermia, deshidratación o incluso alteraciones de la conducta que pueden acabar provocando accidentes en el trabajo.

No todo el mundo responde igual ante una situación de estrés térmico: depende de las características físicas de cada persona (edad, peso, estado de salud, etc.) y de su capacidad para aclimatarse.

Como acabamos de comentar, el estrés térmico es un estado que se da cuando las circunstancias son extremas.

Sin embargo, en los centros de trabajo es más habitual encontrarse con casos de disconfort térmico, que se produce cuando los trabajadores sienten frío o calor y, por tanto, malestar, pero de una forma más leve aunque suficiente para que afecte al desarrollo de sus tareas.

Para prevenir estos problemas, el Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios (RITE) obliga a mantener en todos los edificios (excepto en los de viviendas) unas condiciones adecuadas de temperatura, humedad y ventilación del aire, estableciendo para ello unos valores límite.

Así, por ejemplo, la temperatura operativa en el verano debe estar entre los 23 y los 25ºC y en invierno entre los 21 y 23ºC , mientras que la humedad relativa debe mantenerse entre un 45 y un 60% en verano y entre un 40 y un 50% en invierno.

En cuanto a la velocidad media del aire en la zona ocupada, se mantendrá dentro de los límites de bienestar, teniendo en cuenta la actividad de las personas y su vestimenta, así como la temperatura del aire y la intensidad de la turbulencia.

Además, de la temperatura, humedad y ventilación, hay otros factores importantes que se deben controlar como la irradiación térmica excesiva, sobre todo la radiación solar a través de ventanas o tabiques acristalados.

En Ferroli podemos ayudarte a mantener el mejor clima en tu empresa y también en tu vivienda, ya que somos especialistas en soluciones de climatización tanto para uso comercial e industrial como para uso residencial.

Te invitamos a visitar nuestra web y, si tienes alguna duda, ¡consúltanos!

Publicado en Consejos | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario