Ventajas de los radiadores de baja temperatura

ventajas de radiadores de baja temperatura

¿Conoces las ventajas de los radiadores de baja temperatura?

Los radiadores son un elemento determinante a la hora de aumentar el rendimiento de una instalación de calefacción.

Actualmente, el uso generalizado de calderas de condensación para la calefacción, debido a su eficiencia y baja emisión de gases contaminantes, así como la incorporación de energías renovables, han traído consigo un aumento de instalaciones de calefacción de baja temperatura.

Aunque, como bien sabemos, los radiadores convencionales son perfectamente adecuados para trabajar en este tipo de instalaciones, también es cierto que, en ocasiones, debido a unas condiciones de temperaturas de trabajo determinadas lo ideal sea utilizar radiadores especialmente diseñados para trabajar en instalaciones con temperaturas de retorno especialmente bajas, que nos permitirán aprovechar todo el potencial de las calderas de condensación y otros generadores de calor.

¿Qué ventajas tienen los radiadores de baja temperatura?

Para empezar, necesitan un menor contenido de agua. Como consecuencia, en una instalación completa con este tipo de radiadores, la caldera deberá calentar un menor volumen de agua. Y esto supone, a su vez, un menor consumo de combustible y una respuesta más rápida, disminuyendo las pérdidas de calor y logrando alcanzar el confort deseado en el menor tiempo posible.

Los radiadores Varese HE de Ferroli, por ejemplo, contienen hasta un 80% menos de agua, son 3 veces más rápidos que los radiadores convencionales y 6 veces más rápidos que el suelo radiante. Gracias a ello, generan ahorros de energía de hasta un 20%.

Las ventajas de estos radiadores son:

    • Rendimientos superiores al 100%, gracias a su perfecta adaptación a todos los sistemas de calefacción de baja temperatura: calderas de condensación, energía solar, aerotermia, geotermia…
    • Menor consumo y mayor confort, ya que se adaptan de forma mucho más rápida y precisa a los cambios de temperatura en el interior de la vivienda producidos, por ejemplo, por una mayor presencia de gente o por la radiación solar. Esto es posible gracias a su baja inercia térmica. Y además, estos radiadores disponen de un control electrónico que permite, entre otras cosas, detectar la temperatura ambiente y poner en marcha los ventiladores para conseguir la temperatura deseada de la forma más rápida y con el menor ruido posible, sin resecar el ambiente y proporcionando una mayor sensación de confort.
    • Respeto por el medio ambiente, ya que están construidos con materiales 100% reciclables.
    • Instalación sencilla y económica, gracias a que están preparados al 100% para sustitución y obra nueva.
    • Máxima seguridad antiquemaduras. La superficie de estos radiadores no quema al entrar en contacto con ellos, por lo que también son ideales para espacios donde haya niños pequeños.
    • Estética y reducidas dimensiones, que hace que sean perfectamente integrables en cualquier estilo de decoración, por exigente que sea.
    • Fácil mantenimiento y limpieza. Disponen de un frontal extraíble que permite un fácil acceso al intercambiador de calor y una fácil limpieza.

Más información sobre los radiadores de baja temperatura Varese HE de Ferroli, aquí.

Esta entrada fue publicada en Ahorro, Consejos, Radiadores, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *